Share this...
Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on Pinterest

GLÁNDULA TIMO: REGULA LA ENERGÍA Y EL SISTEMA INMUNITARIO DE TU CUERPO

GLÁNDULA TIMO

En el centro del pecho, detrás del hueso donde la gente toca cuando dice ‘yo’, queda una pequeña glándula llamada TIMO. Su nombre en griego, ‘thýmos’, significa energía vital. 

El timo es un órgano que está relacionado con el sistema linfático, el sistema nervioso (desequilibrios emocionales) y el crecimiento. Es imprescindible para el sistema inmune adaptativo (en el interior del timo maduran un tipo de células muy importantes: los linfocitos T), mediante el cual el cuerpo se adapta específicamente a los invasores externos. Estas células son esenciales para nuestro sistema inmunitario.

FUNCIÓN DEL TIMO

Según el Dr. Diamond, el timo controla y regula la corriente energética del cuerpo a través del sistema de meridianos, estableciendo correcciones inmediatas para superar los desajustes y restaurar el equilibrio armónico de la energía vital. Imaginemos la sala de control de una gran red eléctrica. Los cuadrantes de delante representan la cantidad de energía que fluye a través de cada uno de los canales. En cuanto se produce un desequilibrio de energía, el controlador adopta inmediatamente las medidas necesarias para corregirlo. Si en un determinado canal el nivel de energía es demasiado alto, lo dirige a otros en los que sea más bajo; y si en otro canal concreto el nivel de energía es demasiado bajo, le envía energía desde otros con niveles más elevados.

Al estimularlo, ayudamos a equilibrar el sistema emocional, subir la energía de los meridianos, la energía vital y combatir el estrés.

El timo crece cuando estamos alegres y encoje a la mitad cuando estamos estresados y aún más cuando nos enfermamos. 

En cualquier ser humano o animal cuya glándula timo haya sido extirpada o destruida se produce una pérdida de eficacia en los mecanismos de inmunización del organismo que lo protegen de las infecciones y procesos cancerosos y es la debilidad o bajo nivel de actividad del timo lo que origina inicialmente la enfermedad. 

Todas las enfermedades comienzan con una disminución de la energía vital. 

En caso de continuar este descenso o disminución, un órgano u otra parte del cuerpo se convertirá en blanco de la enfermedad. Por tanto, si conseguimos alcanzar y mantener un funcionamiento óptimo de la glándula timo (y siempre que no poseamos ya demasiadas condiciones patológicas arraigadas), nos encontraremos ante una vida mucho más sana, prolongada y feliz de lo que ocurriría en caso contrario.

CÓMO EQUILIBRAR LA GLÁNDULA TIMO

Por la mañana, al levantar, o en la noche antes de acostarse:

a) De pie, las rodillas ligeramente dobladas, (la distancia entre los pies debe ser la misma de los hombros). Pon el peso del cuerpo sobre los dedos y no sobre el talón y mantenga toda la musculatura bien relajada.
b) Cierra cualquiera de las manos y con los nudos de los dedos, comienza a dar golpecitos sobre el esternón a la altura de la 2ª costilla durante 1 minuto.

El ejercicio estará atrayendo la sangre y la energía para el timo, haciéndolo crecer en vitalidad y beneficiando también los pulmones, corazón, bronquios y garganta.
Con esta pequeña rectificación también conseguimos transformar nuestro estado emocional para sentirnos con más calma.

Si con estas correcciones vemos que el timo sigue desequilibrado y es necesario más tratamiento, en mi consulta de Kinesiologia y Terapias Holísticas, utilizo diferentes técnicas para poder conseguir el estado deseado:

Medicina tradicional china.
Biomagnetismo (PAR biomagnético).
Reflexología.
Téncicas de liberación emocional.
Programación Neurolingüística.

GLÁNDULA TIMO
4.7 (93.33%) 12 votes